La sombra es uno de los arquetipos principales según la psicología analítica de Carl Gustav Jung.

Alicia Schmoller nos explica que la sombra no es algo patológico, ni algo que deba ser remediado: es una parte integral de la naturaleza humana compuesta por los aspectos personales que no registramos como propios, todo lo que no deseamos ser y todo lo que desconocemos que somos. Todo lo que rechazamos o admiramos en otros existe en nuestro interior.

Descubrir a nivel interno las características que nos hacen reaccionar a nivel externo modifica nuestras actitudes. Al descubrir que poseemos los mismos rasgos que criticamos, y que realizamos las mismas acciones que reprobamos, comenzamos a desarrollar un nivel de conciencia más maduro, abarcativo y evolucionado.