?

Conocer o solamente intuir la existencia de una vida anterior a la que transitamos, es, a los ojos del ciudadano de a pie habitante de este costado del planeta, un trastorno más que se suma a su larga lista de padecimientos cotidianos.

Ni que hablar cuando debemos agudizar el ingenio para ubicarnos en la que le sigue a ésta!!!

Basta con una vida para andar pensando en otra, con todos los problemas que uno tiene y encima hay que atender a eso?…déjese de embromar mi amigo!!! dice preocupado el transeúnte medio mientras mira los resultados del fútbol y de la bolsa con cara de entender (comprender).

Pero de vez en cuando, sin que no sepamos muy bien como se dan esas cosas, aparece un haz de luz que refracta en la intimidad de nuestra somnolienta conciencia y comenzamos a “ver” que algo no habitual sucede. Y que quizás, solo quizás, la ilusoria  linea recta temporal comienza a cerrarse sobre sí y el virtuosismo de la espira vital se nos presenta.

A pesar que algunas religiones importantes hacen mención a una existencia tanto anterior como posterior a la actual y que últimamente se han presentado en el horizonte común de un vasto sector de la sociedad, estos presupuestos aluden a una instancia en la que pocos han detenido su pensamiento, tal es el plantarse en esa vida que se nos presenta como futura y observar a la actual como pasada, como la anteriormente vivida.

Entonces, la presunción del concepto de eternidad se nos manifiesta montada sobre la flama ingenua de la alegría, esa emoción tan grata y placentera que motoriza porvenires a cada paso hasta convertirlos en certezas.

Y aquí comienza el peregrinar confuso, el tener que deshacer la madeja de firmes creencias que dan seguridad y confort, aquella que la linealidad permite caminar por un lugar ya conocido (creído). Pero también, el pleno ejercicio de nuestra Ciudadanía Universal se evidencia hermanándonos con todas las formas Cósmicas de la Vida.

Ya en su cenit, las civilizaciones antiguas mostraban su decadencia social, política, religiosa, cultural, anunciando así la caída del Imperio, pero al mismo tiempo, el nacimiento de otra entidad social que se impondría a la anterior.

En estos tiempos sucede lo mismo, con la particularidad que el territorio que abarca  esta instancia es la totalidad de nuestro planeta. Toda la especie humana es testigo y protagonista simultáneamente de una de las transformaciones mas impactantes de su historia.

Ninguna institución es capaz de cobijar tanto desamparo. Los gurúes (que al igual que en tiempos pasados) pululan con soluciones mágicas en su rentable negocio, el planeta gime su dolor por el maltrato que recibe a diario, el pariente, amigo o vecino perdió su condición de prójimo y apenas le sobrevive la de próximo, cuando no, la de sospechoso…y la lista sigue.

Bonito espanto, verdad? Bien apocalíptico y hasta con fecha de final anunciada.

Cuando en el Afuera no queda nada que soporte nuestras escusas y la tragedia es propuesta como inevitable, mirar al Interior parece lo recomendable. Ahí, en esa eternidad, habita la Alegría citada anteriormente, esperándonos ingenua y primordial para abrazarnos con su perpetua Paz, para re descubrirnos Energía Pura Multidimensional.

Está ahí, cerquita nuestro, a pasitos de las deshilachadas creencias, en la esquina de lo Mejor de Nosotros.

Ah! Casi me olvido.

Es Gratis.

KRIN OUE

krinoue@gmail.com

columnista exclusivo Deja Fluir

Buenos Aires. Argentina

6 comentarios en «ACERCA DE LA PERPETUIDAD INGENUA DE LA ALEGRIA»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *