Terapia de Vidas Pasadas : Cuando regreso… ¿regreso?

Como psicóloga y terapeuta de Regresión a Vidas Pasadas y en la práctica clínica, he descubierto que la pregunta del título surge muchas veces en las personas, antes o después de realizar la experiencia de una terapia regresiva.

Este juego de palabras que a los psicoanalistas nos permite, en general, enlazar una interpretación, aparece con varias connotaciones posibles.

El paciente comienza a preguntarse: ‘¿Realmente estoy regresando?’ ¿Y si lo que veo o incluso los sentimientos que aparecen, son producto de mi imaginación?’ ‘¿Es lo que yo quiero ver o es realmente algo que viví en épocas anteriores?

Y también: ‘Cuando yo regreso, después… ¿regreso?’ ‘¿Cuando regreso a una vida pasada, puedo volver a la vida presente sin problema?‘¿Es posible que me “quede” en esa vida anterior sin poder regresar?‘¿Cómo hago para no quedarme colgado de esa vida?’ ‘Y si me voy, ¿cómo vuelvo?

Aquí se juega el temor de la persona, el temor de perder el control de la situación y el dominio de sí mismo. Comienza la dicotomía entre el hemisferio izquierdo del cerebro, con su lógica y su razonamiento y el hemisferio derecho, con su posibilidad de percibir y emocionarse. El alma con su sabiduría, siempre sabe a dónde regresar y como el proceso regresivo se realiza en un estado de relajación profunda que permite una conexión interior, solamente con abrir los ojos puede interrumpirse el proceso y se estará nuevamente “en casa”, aquí y ahora.

El miedo, originalmente irracional, hace que temamos quedar en un estado inconciente a dominio de quien está guiando la regresión. Pero es importante resaltar que se recuerda todo y fundamentalmente, el alma hace su viaje y vuelve al presente para completar el aprendizaje y la sanación que la persona está necesitando.

¿Cómo sé que es una vida pasada?’ ‘¿Como sé que no es una fantasía mía?’  El razonamiento interfiere en este sentido, para que la persona descrea de lo que vivenció. Muchas veces las personas vuelven a vidas “color rosa”, donde todo es maravilloso y casi increíble y esto refuerza la creencia de que es producto de la imaginación.  Pero cuando se vuelve a una vida triste y solitaria, si es fantasía, ¿por qué el sujeto no puede imaginarse una vida mejor?

Por otro lado, lo importante no es discernir entre realidad o fantasía, sino que lo que importa es el resultado que surja de esa regresión y el resultado, para la persona, siempre es sanador.

Hay que esperar unos días, un tiempo de espera para poder reflexionar sobre la evolución y comprensión de distintas situaciones de nuestra vida presente.

Cuesta dejar que el hemisferio derecho sea el que predomine. En general, las emociones quedan en un segundo plano en nuestra vida cotidiana y la lógica comanda nuestros días.

En la vida a la que se regresa, voy guiando a la persona por los acontecimientos más importantes de esa vida, los que realmente sirvan para comprender algo de la vida actual. Mi intervención como psicoanalista, también ayudará a tener otra mirada sobre lo acontecido.

La comprensión depende de la posibilidad de la persona de dejar que su alma viaje y le muestre lo que es importante y muchas veces, el mensaje es sumamente claro y esperanzador.

Lic. Silvia Gvirtzman

Psicóloga UBA – M.N. 22.356

Profesional entrenada en USA por el Dr. Brian Weiss

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *