Cada uno de nosotros tenemos una historia conocida y otra historia verdadera y ésta es la que realmente nos marca nuestro destino, nos muestra un camino de realidades que nos conduce a implicancias sistémicas, nos encontramos atrapados, sufrimos accidentes, enfermedades, falta de dinero y de trabajo, desamores, separaciones, pánicos, violencias, esterilidad y tantas dinámicas que vivimos, sólo para que nuestra propia historia pueda ser mirada y nuestros miembros de familia incluidos.

Debemos respetar el orden en la familia tanto nuclear como de origen y esto implica comprender que luego de un tiempo todo lo pasado pueda considerarse realmente pasado, nosotros sólo lo reconocemos y lo valoramos y quizás así podamos avanzar más libremente y sentirnos en paz.

Trabajaremos el momento de nuestro nacimiento donde se originó posiblemente un movimiento interrumpido, quiere decir que el flujo de mi propio dar, recibir y moverme hacia mis padres fue interrumpido.

Cuando alguien sufre un movimiento interrumpido temprano hacia los padres el recuerdo surge una y otra vez, aunque sea como recuerdo corporal eso nos bloquea porque tenemos la sensación de haber perdido para siempre a nuestros padres y recreamos esta situación perdiendo una y otra vez otras cosas.

Abrazando MI HISTORIA Y YO lograremos una nueva manera de vivir, donde todo nos sorprenda y resulte como si estuviéramos armando un rompecabezas gigante y cada nuevo amanecer descubrimos una pieza, que nos emociona y nos da una fuerza especial para seguir buscando…


Nuestra vida presente, todo lo que sentimos y somos tiene gran vinculación con nuestras familia de origen, así como heredamos sus bonitos ojos o cabellos, también llegan a nosotros algunos enredos sistémico sin que hayamos hecho absolutamente nada ni bueno ni malo para merecerlo.
Simplemente por un gran amor y fidelidad a esa familia a la que pertenecemos, seguiremos luchando para hacer algo por ellos, por los olvidados, a veces sin obtener mayores resultados que repetir sus historias, enfermedades, infelicidad, tristeza o grandes tragedias. Está noble misión de Amor  que tomamos,  gracias a las investigaciones y las maravillosas técnicas de Bert Hellinger podemos trabajar paso a paso, con mucho respeto a todo lo que fue, tal y como fue, para encontrar la verdad que nos hará finalmente libres.
Los seres humanos somos mente, cuerpo, espíritu y familia, ahora podemos trabajar esa parte que acabamos de descubrir dentro de nosotros, para liberarnos un poco a nosotros mismos, a nuestra familia y principalmente a nuestros hijos; conectándonos con el verdadero AMOR, ese energía única y maravillosa que nos une y vive en nosotros, que a veces está congelada por el dolor y el odio. Cada uno de nosotros tenemos un gran compromiso y la oportunidad de reconstruir nuestra vida.

Invito a todos y cada uno de ustedes. A aquellos que ya han saboreado una forma distinta de ver y sentir, percibiendo intensamente los hechos y sentimientos a los que nos enfrentamos personalmente en cada taller, aquellos que ya hemos disfrutados de los beneficios de las Constelaciones Familiares(Bert Hellinger); a ustedes que tal vez esta sea la primera cita para comenzar a ver de una manera diferente la propia vida y a todos los otros que por ahora, tal vez, no es el momento de realizar este gran paso, con la plena certeza que llegará ese día, de la misma forma que sucedió con cada uno de nosotros. “Las cosas no suceden cuando yo quiero que ocurran sino simplemente cuando estoy preparado para vivirlas”.

-Breve comentario sobre el desarrollo de un taller-


Luego de explicar brevemente qué son las constelaciones familiares, realicé un ejercicio que les permitió a muchos tomar conciencia de cómo se sentían, y ver que tan comprometidos vivimos con nuestra familia de origen, que poco libres estamos a la hora de escoger la pareja, la profesión, la forma de vida, el lugar donde vivimos, mucho tiene que ver con el amor ciego al sistema familiar al que pertenecemos.
Entender, honrar y reconocer esto hace que mi vida sea tal vez un poco diferente a la de ellos, tratando de poner las cosas en orden para todos, incluyendo a todos, a los buenos y a los malos, ya que es difícil saber que es bueno y que es malo, cuando hablamos de sistemas familiares sabemos que no hay ni buenos ni malos.

Pudimos ver fácilmente como las personas tenemos la mirada exactamente sobre algún excluido de nuestra familia. El amor a nuestra familia hace que nos quedemos mirando a alguien del sistema familiar, por eso es tan difícil vivir nuestra propia vida.
Es más fácil sufrir, enfermarse, engordar, quedarse solo, divorciarse, fracasar, deprimirse, tener accidentes hasta morir si fuera necesario. Todo antes de buscar una posible solución.

Prefieres mirar la vida desde una ventana, pero mañana será igual o peor, porque dentro de ti nada a cambiado, sólo pensamientos, culpas a tus padres, a unos y a otros o a ti mismo, pero sin atreverte a buscar dentro de ti mismo el conocimiento y la verdad, por que duele, pero la herida seguirá allí aunque te niegas a mirarla.

Para mejorar nuestra calidad de vida, debemos reconocer profundamente a nuestros padres, porque de ellos nos vino la vida.
Siempre le dejamos estas deudas a nuestros hijos, porque ellos gustosos las pagaran. Esa es la grandeza de los hijos estar apegados a sus padres con profundo amor.

Nacimos para restablecer el orden, trabajar para la inclusión, sentir el verdadero amor y conocer la verdad, por que ella nos hará libre. Seguramente algunos de nuestros familiares han pasado la vida intentando ocultar la verdad por distintas de razones, miedo, culpa, vergüenza, amor, pero ella es la VERDAD por eso se hace presente una y otra vez en la próximas generaciones, simplemente para ser reconocida.

Los participantes de estos talleres, ya durante el trabajo reciben un feedback que les permite sopesar qué es lo que ayuda o no ayuda. La respuesta más importante se recibe durante el trabajo mismo con la constelación. En ese momento se puede ver inmediatamente qué ha cambiado en los sentimientos, en la mirada, en el estado de ánimo, en la fuerza de hacer algo. Pero lo que un cliente hace a partir de ahí no puede ser determinado por el terapeuta.

Acompañados por la fuerza interior y la de nuestras familias se nos hace más fácil conectarnos, sentir la verdad tal y como fue, sin críticas sin juicios, simplemente mirarla, y cuando esa VERDAD, logramos reconocerla y darle un lugar en nuestros corazones ya no necesita ser buscada. Hemos gastado mucho tiempo de nuestras vidas, husmeando algo que sabíamos estaba escondido y nos hemos perdido de admirar las maravillas que nos rodean y a las sorprendentes personas que tenemos aquí y ahora delante de nosotros.

Adriana Fresta

Taller de Constelaciones Familiares “LA VERDAD ME HACE LIBRE”
Sábado, 24 de septiembre · 14:00 a 18:00 hs

Lugar: Vicente López Buenos Aires

Cupos Limitados.

Productora Adriana Molina Bracco
productora_amb@yahoo.com.ar
Telefono 15.40926989