El sufrimiento animal

¿Está usted consciente del hecho de que más de 100.000 vacas son sacrificadas todos los días en los Estados Unidos?

La mayoría de los animales en los países occidentales son criados en “fincas fabricas”. Estas fabricas están diseñadas para producir el máximo número de animales para el sacrificio con el mínimo costo.

Los animales son apretados, desfigurados y tratados cono máquinas para convertir el alimento en carne. Esta es una realidad que la mayoría de nosotros no veremos con nuestros propios ojos. “Se ha dicho que una visita al matadero nos hará vegetarianos de por vida”.

Leo Tolstoi dijo: “Mientras haya mataderos habrá campos de batalla. Una dieta vegetariana es la prueba a nuestro humanitarismo”. Aunque la mayoría de nosotros no apoyamos la matanza, hemos desarrollado el habito, apoyado por la sociedad, de comer carne regularmente, sin tener real conciencia de qué, se le está haciendo a los animales que nosotros comemos.
La compañía de los santos y otros

Desde el principio de los registros históricos podemos ver que los vegetales han sido la comida natural de los seres humanos. Los primeros mitos griegos y hebreos todos hablan de gente que originalmente comía frutas. Los sacerdotes egipcios antiguos nunca comieron carne. Muchos filósofos griegos tales como, Platón, Diógenes y Sócrates defendieron el vegetarianismo.

En la India, Shakyamuni Buda enfatizaba la importancia de ahimsa, el principio de no dañar ningún ser viviente. Él pedía a sus discípulos que no comieran carne, de lo contrario otros seres vivientes se aterrorizarían al verlos.

El Buda hizo las siguientes observaciones: “El comer carne es solamente un hábito adquirido. En un principio no nacimos con el deseo para esto.” “La gente que come carne corta la semilla interna de la Gran Misericordia.” “La gente que come carne se comen los unos a los otros… esta vida yo te como, la próxima usted me come… y continuará así. ¿Cómo podrán ellos algún día salir de los Tres Reinos (de la ilusión)?”
Muchos de los primeros taoístas, cristianos y judíos fueron vegetarianos.

Está escrito en la Santa Biblia:

Y Dios dijo: Yo les he proveído con todo tipo de granos y frutas para que coman; pero para los animales salvajes y para todos los pájaros Yo he proveído la hierva y las plantas que tienen hojas como comida.” (Génesis 1:29). Otros ejemplos que prohiben el comer carne en la Biblia: “No deben comer carne con sangre, porque la vida está en la sangre.” (Génesis 9:4).

“Dios dijo: ¿Quién les dijo que mataran esos bueyes y esas cabras para ofrecérmelos en sacrificio? Laven sus manos de esta sangre inocente para que así pueda oír sus plegarias; de lo contrario volveré mi cara porque sus manos están llenas de sangre. Arrepiéntanse para que así pueda perdonarlos.” San Pablo uno de los discípulos de Jesús, dijo en su carta a los Romanos, “Es bueno el no comer carne ni tomar vino.” (Romanos 14::21)

Recientes descubrimientos históricos han encontrado muchos libros antiguos que han arrojado una nueva luz en la vida de Jesús y sus discípulos. Jesús dijo, “La gente que toma la carne de los animales se convierte en su propia tumba.

Les digo honestamente el hombre que mata, será matado. El hombre que mata seres vivientes y come su carne está comiendo la carne de hombres muertos”.

Las religiones de la India también evitan el comer carne. Se ha dicho que, “La gente no puede obtener carne sin tener que matar. Una persona que daña los seres sensibles nunca será bendecida por Dios. ¡Así que, evite el comer carne!” (Preceptos Hindúes)

Las Escrituras Sagradas del Islam, el Corán, prohibe el “comer animales muertos, sangre y carne.”

Un Gran Maestro Zen Chino, Han San Tsé escribió un poema en que se oponía fuertemente al consumo de carne: “Corra rápidamente al mercado a comprar carne y pescado y alimente a su esposa y a sus hijos. ¿Por qué sus vidas deben ser tomadas para sostener la suya? ¡No es razonable. Esto no le traerá afinidad con el Cielo, pero lo hará escoria del Infierno!”
Muchos famosos escritores, artistas, científicos, filósofos y hombres eminentes fueron vegetarianos. Las siguientes personas abrazaron todos el vegetarianismo con entusiasmo:

Shakyamuni Buda, Jesucristo, Virgilio, Horacio, Platón, Ovidio, Petrarca, Pitágoras, Sócrates, William Shakespeare, Voltaire, Sir Isaac Newton, Leonardo Da Vinci, Charles Darwin, Benjamín Franklin, Ralph Gualdo Emerson, Henry David Thoreau, Emile Zolá, Bertrand Russell, Richard Wagner, Percy Bysshe Shelley, H. G. Wells, Albert Einstein, Rabindranath Tagore, Leo Tolstoi, George Bernard Shaw, Mahatma Gandhi, Albert Schweitzer y más recientemente, Paul Newman, Madona, la Princesa Diana, Lindsay Wagner, Paul McCartney y Candice Bergen, para nombrar unos pocos.

Albert Einstein dijo: “Creo que los cambios y los efectos purificadores que la dieta vegetariana trae en la disposición del ser humano son muy beneficiosos a la humanidad: Por lo tanto es beneficioso y pacífico que las personas escojan el vegetarianismo.” ¡Esta ha sido la recomendación de muchos figuras importantes y sabios a través de la historia!

fuente: http://godsdirectcontact.us/com/spanish/vegetarianos.htm#pre

Un comentario en «Nos hacemos cargo? tomemos conciencia….»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *