¿Cuántas veces, en lo que va del día dijo: Gracias.
¿Cuántas veces sonrió?
¿A cuántas personas les dijo: Te Amo.
¿A cuántas abrazó, o simplemente dio la mano?
¿Cuántas veces dijo: NO?, o se enojó, o gritó?
Sea sincero, total, nadie más que yo lo sabe. Si honestamente hace un examen de conciencia… verdad que son más las veces que frunció el ceño que las que sonrió?
Y no me venga con un tango… la vida me engañó y que se yo cuántas monsergas más.

Si yo le cuento mi vida, ¡ le prometo que lloramos juntos!

Si le cuento estas cosas, es porque de repente algo le puede servir.
Conseguí un trabajo que me encantaba, un grupo de compañeros maravillosos, quizá demasiadas horas, pero… cuando uno hace lo que le gusta todo está bien. El salario no era de locos, alcanzaba.

Y en esta época de crisis, ya es bastante. Solo que aquí no llega el colorín colorado, este maravilloso cuento se ha acabado. No, aquí empieza la pesadilla…Tu desempeño es excelente, estamos muy conformes con tu trabajo, pero… Y esas cuatro letras tienen el poder de cambiar su mundo. Pero… tenemos que ajustar presupuesto y bla, bla, bla. En definitiva, soy muy buena y estoy de nuevo buscando trabajo.
Tenía dos opciones: Enojarme, pelearme con el mundo y sus injusticias, llorar, deprimirme y todas esas cosas horribles…o….

Sonreir y decirle a Dios:

-Estoy esperando lo que me has preparado, que seguramente va a ser muchísimo mejor. Confío en tu inmensa sabiduría, tengo la certeza de que no quieres lastimarme y que este momento pasará pronto porque lo mejor todavía no ha llegado.

Y le doy mi palabra que muy pronto volverá a saber de mí y le voy a contar lo bien que me está yendo.

Hágame caso, si tiene problemas, confíeselos a EL. Nadie mejor para solucionarlos.

Usted también tiene que hacer su parte. Nunca deje de sonreir, agradezca hasta los malos ratos, acaricie a sus amigos, borre las palabras negativas y aunque le lluevan palos… siempre hay un mañana venturoso. Mi día de sol, ya está llegando….

PD.: Gracias por acompañarme. Le mando un abrazo inmenso.

Genny de Bernardo

Columnista exclusiva de Deja Fluir

Miami

Florida

U.S.A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *