Le propongo un ejercicio. Tranquilo…es simple.

Piense en la gente que conoce. Ahora separe a los que hablan mal de todo y de todos.

Ya?

Bien… elija uno, cualquiera. Son todos cortados por la misma tijera.

Seguramente critica a medio planeta (y a la otra mitad también). Muchas veces se presenta como la mejor criatura del mundo, siempre con una sonrisa… y un comentario que aparentando ser cordial “es veneno puro”. Se arroga el derecho a juzgar a sus semejantes, cual dios del olimpo. Es el dueño de “la verdad”, (la de él, por supuesto) y mira con desprecio a los demás mortales.

Verdad que conoce algún espécimen parecido?

Son la misma calaña en cualquier parte de la Tierra, y tienen una sola misión: Tratar de apagar la Luz.

¿Qué estoy diciendo?

Muy simple.

Vamos con otro ejercicio:

Piense en las personas que siempre están de buen humor, que jamás critican a nadie, que a todo lo negativo le buscan el lado positivo, que aprenden de sus errores, que siempre le dan un buen consejo y fundamentalmente: “VIVEN COMO PREDICAN”. Nunca le piden algo que ellos no puedan hacer. Perdonan sus flaquezas y le prestan el hombro para llorar y le dan un abrazo fuerte cuando siente que no puede más.

Verdad que conoce a estos seres de Luz?.

Muchas veces pasan desapercibidos, porque al contrario de los anteriores, estos no se pavonean de sus logros, ni usan el tan duro: Te lo dije!. Son seres como usted y como yo, pero llenos de Luz, y la reparten a manos llenas. Son los que nos dan fuerzas para seguir peleando, aunque sea contra molinos de viento. Y nos ayudan, y nos cuidan y no nos juzgan.

Pero “Molestan”.

No a usted, o a mí, a los mediocres que solo saben lastimar. Entonces tratan de apagar su luz con el lodo de la difamación y la mentira. Se regodean mientras escupen toda su pestilencia descargando así sus frustraciones en los inocentes que sólo cometieron el pecado de irradiar paz.

Son los que tienen tejado de vidrio… muy delgado…

Cuanto más veneno destilen, más fino será el cristal de su techo.

Y por mucho que lo intenten… nunca podrán apagar la LUZ.

Solo consiguen que los seres pensantes (que gracias a Dios son muchos) se den cuenta de su bajeza y con pensamiento positivo eleven mucho más a quien esta gentuza intenta ensuciar.

Que Dios lo bendiga, ya que su Luz junto a la mía ayudará a hacer Justicia.

Amén

Genny de Bernardo

Columnista exclusiva de Deja Fluir

Miami

Florida

U.S.A

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *