¿”Amigos imaginarios”?

¿Quiénes son los compañeros imaginarios de nuestra infancia? ¿Por qué algunos niños los ven, juegan con ellos, se sienten protegidos?

¿Son una invención de la mente o… algo más?

 

Una señora vino a verme, preocupada por Héctor, su hijo de 12 años.

No prestaba atención en la escuela, había repetido un año y sólo estaba tranquilo cuando jugaba con su “amiguito imaginario”. Luego de conversar con él, noté que se preocupaba únicamente por su patineta y por la música. Lo llevé a una hipnosis profunda y retrocedimos en el tiempo hasta el momento en que comienza a ser visitado por su “amigo” que nadie más puede ver o escuchar.

 Se llama Krys y se conocen desde otro tiempo y espacio. El viene a cuidarlo y a acompañarlo hasta que crezca. Al llegar a este punto, mi mente lógica, ortodoxa, racional empieza a vislumbrar un nuevo camino, nunca antes transitado, pero con un recorrido apasionante. Y por él me interno y cada día intento avanzar un poco más, pero no es sólo caminar, debo adaptar mis sentidos a cada paso, modificar mi programa racional humano y abrir mi mente a lo que viene.

 Héctor, el muchacho simple y despreocupado, bajo hipnosis profunda, habla con una seguridad asombrosa. Me cuenta que su “familia” envió a Krys para que no se sienta solo, y cuando dice “familia” se refiere a un todo indivisible, a una unidad que ha hecho posible que esté hoy en este planeta con éstos padres biológicos. Y aquí se presenta un nuevo interrogante ¿está prefijada desde la eternidad la familia en la que vamos a nacer… o la escogemos “antes de ser”? ¿Vivimos otras vidas, otros mundos?

 

Sigo adentrándome en este sendero maravilloso que me han permitido descubrir y Krys, por medio de Héctor va despejando algunas dudas. Me dice que el vínculo afectivo con el ahora niño es tan fuerte que ha atravesado barreras dimensionales y temporales para estar a su lado. El viene de nuestro futuro a proteger a su amigo, a conducirlo por este planeta tan distinto al suyo, dándole únicamente la información que puede asimilar en esta etapa de su crecimiento, ya que de otra manera se le dificultaría su convivencia con nuestras mentes humanas.

 

Krys me cuenta que están entre nosotros, que usan a algunas mentes para que dejemos de interesarnos en las guerras, y confiesa también que algunos de ellos nacen como Héctor, y con el tiempo desarrollan una inteligencia extraordinaria, destacan entre nosotros, y si no son “normalizados” por los que no pueden asimilar su gran capacidad, tendrán la misión de enseñarnos a vivir en paz.

En próximos contactos voy a seguir hablándoles de Héctor, con quien tengo más de ocho horas de conversación, siempre bajo hipnosis. Los diálogos con Krys van a abrirles un mundo increíble, que cada día me atrapa más.

Los invito a escuchar alguna de estas regresiones en mi página www.profemorales.com, y si tienen algún comentario, no duden en escribirme: info@profemorales.com.

        Tener una mente abierta es lo único que se necesita para empezar a crecer. Somos un programa que repite siempre lo mismo, nos han cargado la información desde nuestro nacimiento y repetimos, repetimos, repetimos.

Si están dispuestos a reprogramar su vida… acompáñenme!.

 

 

El Profe. Morales.

Miami. Florida . EEUU.